ROYAL STRING QUARTET EN EL REAL CONSERVATORIO SUPERIOR DE MÚSICA DE MADRID

02.12.2011
Les invitamos al concierto del Royal String Quartet,  el día 2 de diciembre de 2011 a las 20:00  en el Real Conservatorio Superior de Música de Madrid.

c/ Doctor Mata 2, 28012 Madrid, entrada libre hasta completar aforo


ROYAL STRING QUARTET

Royal String Quartet: Izabella Szałaj-Zimak – I violín, Elwira Przybyłowska - II violín, Marek Czech - viola, Michał Pepol – violonchelo

Seleccionados en el 2007 para el prestigioso premio de la Real Sociedad Filarmónica de Música de Cámara, el Royal String Quartet de Varsovia ha pertenecido a la Nueva Generación de Artistas BBC, y han actuado en los más prestigiosos festivales de música del Reino Unido. Establecidos en el 1998 y más tarde estudiando con los miembros de la Amadeus, Alban Berg, Camerata y los  Chilingirian Quartets, son ya considerados como una de las formaciones jóvenes más prestigiosas, ganando premios del más alto nivel en competiciones internacionales en Banff, Kuhmo, Cracovia y  Casale Monferrato. Entre los premios ganados vale la pena mencionar el premio de la fundación Borletti-Buitoni que recibieron en 2005, el Premio del Ministro de Cultura y Patrimonio Nacional de Polonia en 2007. El mismo año Royal String Quartet se encontró entre los tres finalistas nominados para el premio Royal Philharmonic Society, el galardón más importante en Gran Bretaña.

Desde el año 2004 dirigen su propio festival de música de cámara en Varsovia, Kwartesencja, y el compromiso con otros festivales como el de Angela Hewitt en Trasimeno, Dortmund’s Next Generation, el Musikfesttage en  Frankfurt, Classique au Vert en Paris y el  Perth International Arts Festival en Australia.  El Cuarteto ha interpretado con artistas de la talla de Angela Hewitt, Thomas Allen, Ann Murray, Mark Padmore, Emmanuelle Bertrand, Lawrence Power, Martin Fröst y el  Škampa Quartet.

En 2009 grabaron el primer disco internacional para el sello Hyperion con los cuartetos de Szymanowski i Różycki. Este año editaron otro disco titulado “Henryk Górecki. The Three String Quartets” que ya los críticos del International Record Review llamaron “excepcional en todos los sentidos...”. Está también confirmado que la próxima primavera van a grabar música de Lutosławski y Penderecki, otra vez para el prestigioso Hyperion.

02royal


Programa del concierto:

Karol Szymanowski –  Cuarteto de cuerdas No. 1 en Do mayor, Op. 37
Claude Debussy – Cuarteto de cuerdas en Sol menor, Op. 10
-------- intermedio
Henryk Mikołaj Górecki – Cuarteto de cuerdas Op. 62 No. 1, "Already it is dusk" (“Ya es atardecer”)

Karol Szymanowski (1882-1937)

Compositor considerado una de las principales figuras de la música polaca del siglo XX. Nacido en Tymoszówka, en Ucrania en una familia de terratenientes, creció en un ambiente de extraordinario nivel intelectual y artístico. Se inició en la música con su padre, para continuar su formación con su tío, Gustaw Neuhaus. A partir de 1901 estudió en Varsovia con Zygmunt Noskowski. En 1905 entró en contacto con el grupo Joven Polonia (integrado por M. Karłowicz, G. Fitelberg, A. Szeluto y L. Różycki), que trataba de introducir en la música polaca las últimas innovaciones europeas. Esta variedad polaca del modernismo formó una nueva conciencia artística, que reformulaba el sistema de valores vigente. En la estética construida sobre la base de filosofía de Schopenhauer y de Nietzsche, se situaban en primer plano los valores espirituales, la subjetividad y la irracionalidad, se hacía referencia a la intuición y al sentir metafísico. Así pues, el primer periodo creativo de Szymanowski (1898 – hacia 1914) puede ser definido como una fase de maduración artística, de asimilación de las normas del lenguaje musical existentes. Aunque desde el punto de vista estilístico, el compositor quedaba por entonces anclando en un mundo sonoro postromántico, su posicionamiento ideológico se formaba bajo las influencias del modernismo, que durante tiempo siguió siendo su “patria espiritual”. Así nacen por ejemplo las canciones de Szymanowski, basadas en los poetas alemanes: Cinco canciones Op. 13 (1907) y Doce canciones Op. 17 (1907) y también II Sinfonía (1910) y II Sonata para piano (1911).


En 1914 el viaje a Italia, Sicilia y Norte de África, con regreso por París y Londres, supuso un punto de inflexión en la posterior obra de Szymanowski. Nuevos contactos con los ambientes artísticos europeos provocaron cambios en el pensamiento musical del compositor, el abandono del círculo de la música postromántica alemana y el mayor acercamiento a las músicas francesa y rusa, sobre todo Debussy y Stravinsky. El giro en la música de Szymanowski abarca sobre todo la técnica compositiva, quedando la concepción estética de sus obras dentro del ideario modernista. Así las obras como Los Mitos para piano y violín (1915), Concierto para violín n° 1 Op. 35 (1916), el I Cuarteto de cuerdas (1917) forman la segunda etapa creativa (1914-1918) llamada “impresionista”.


Una fuente enormemente importante de inspiración en la música del polaco es el exotismo oriental. El interés por aquella cultura tiene que ver con sus viajes a Túnez y argelia. Szymanowski compartía su fascinación por el Oriente con otros compositores como por ejemplo Debussy.


La coronación de la labor musical en esta segunda etapa de Szymanowski es la famosa ópera El Rey Roger Op. 46, según un libreto del propio compositor y de Jarosław Iwaszkiewicz, poeta y escritor polaco. La base del libreto lo formaba “la idea fabular de una secreta consanguinidad de Cristo y Dionisios”, tal como escribió Szymanowski a Iwaszkiewicz en una carta. La acción se desarrolla en el corte del Rey normando de Sicilia, Roger II. El primer acto se sitúa en un decorado bizantino, el segundo en uno oriental, el tercero en uno helenístico.
La ópera del Rey Roger fue escrita en un tiempo de cambios sustanciales en la vida personal del compositor. Como resultado de la revolución de 1917 en Rusia y en Ucrania, la famila Szymanowski perdió su finca de Tymoszówka. En 1919 Szymanowski se instaló en Varsovia, aunque por su delicado estado de salud pasaba largos períodos de tiempo en Zakopane, donde descubrió el folklore de los montañeses, llegando a interesarse por la música popular. De ahí su tercera etapa creativa (1920 – 1937) en la que pretendía, ante todo, crear un estilo nacional polaco, basado en el folclore polaco, pero, a la vez innovador y totalmente moderno. El descubrimiento del folclore como fuente de inspiración significó el abandono del esteticismo sublimado y de las motivaciones metafísicas de su música compuesta hasta entonces.


Los elementos populares en la música de Szymanowski se ven transformados de muy distintas maneras. En el ballet Harnasie, el compositor cita melodías originales de la región montañosa de Podhale e introduce ritmos de danzas populares. Por su parte en el II Cuarteto de cuerda (1927), en la IV Sinfonía Op. 60 (1932), en el II Concierto para violín Op. 61 (1933), Szymanowski retomó los problemas de la gran forma cíclica. También estas obras presentan algunas referencias a la música popular, bien como motivos, bien como ritmos de danza.  
En los años veinte y treinta la música de Szymanowski consiguió gran fama. Sus obras eran interpretadas por las orquestas más famosas en numerosos países de Europa y de estados Unidos. Artistas de talla de Artur Rubinstein, Harry Neuhaus, Jacques Thibaud tenían en sus repertorios las obras de Szymanowski. Las penalidades de las giras y de conciertos en los años treinta causaron un brusco agravamiento del estado de saludo del compositor. Viajó al sanatorio a Grasse y luego a Lausana, donde murió el 29 de marzo de 1937.


Hoy en día la música de Szymanowski vive su renacimiento. Las representaciones del Rey Roger o Stabat Mater se convierten en grandes acontecimientos artísticos. También sus conciertos y música de cámara suenan este año en todas las salas más importantes de Europa, como uno de los principales eventos de la Presidencia Polaca en el Consejo de la UE.

LOGOTYPY